25
Mar

Intervención Aliada en Libia: el Mejor ZP

Written on March 25, 2011 by Ángeles Figueroa-Alcorta in Africa, Europe, International Law & Organizations, Middle East

Por José Ignacio Torreblanca, Profesor Asociado de IE School of Arts & Humanities.

Todo presidente lleva dentro un pequeño Churchill, alguien a quien no le importa nada perder unas elecciones, siempre que sea por una buena causa, claro está. Pero todo político también lleva dentro una pequeña Merkel, alguien que solo decide después de haber mirado el calendario electoral. Así que, justo cuando Merkel andaba regañando a los derrochadores, señalando a los incumplidores y exigiendo sacrificios a diestro y siniestro, aparece la crisis libia y, frente a una resolución de la ONU tan clara y rotunda como la 1973, la hija del pastor protestante que creció en la RDA viendo el miedo a la Stasi sobrevolar los silencios de sus familiares, amigos y colegas, balbucea unas torpes excusas y, doblegada por unas elecciones regionales, se abstiene de apoyar la intervención en Libia. Merkel ha partido a la OTAN y a la UE en dos, más allá y con consecuencias más devastadoras que la división europea en torno a la guerra de Irak. Al abstenerse junto con China, Rusia, Brasil e India, Alemania se suma al coro de las potencias emergentes que solo creen en el derecho a exportar y que renuncian a asumir responsabilidades.

Con unas elecciones autonómicas y municipales a la vista, la sucesión encima de la mesa, Portugal, Grecia e Irlanda en la cuerda floja y un crucial pacto por el Euro a la vuelta de la esquina, el repertorio ofrecido por Gaspar Llamazares en el Congreso de los Diputados ofrecía a Zapatero un menú con decenas de excusas para mantenerse al margen y no ensuciarse ni las manos ni la conciencia apoyando la resolución sobre Libia. A la hora de decidirse a no intervenir, todos los precedentes, dobles raseros e incoherencias de la comunidad internacional, que son cientos, ciertos y muy sangrantes, le hubieran facilitado el quedarse al margen. Y una vez iniciada la intervención, todos los peros, incógnitas e incertidumbres con los que vivimos desde entonces se aliarán para darles la razón a los que siempre quisieron quedarse al margen y luego poder decir “ya os lo advertí”.

Todas esas incertidumbres son el origen de la monumental bronca que está recibiendo Obama por meter a EE UU en una tercera guerra, con un coste ya de 100 millones de dólares diarios. Después de siete años de guerra en Irak y 10 en Afganistán con un coste de un billón y medio de dólares (sí, 1,5 trillions), pensar que Estados Unidos tiene alguna agenda oculta en Libia prueba la necesidad de una terapia por manía persecutoria. Más bien al contrario, si lo que interesara en Libia fuera el petróleo, no habría más que haberse hecho el remolón otras 72 horas para asistir a la caída de Bengasi y reanudar las relaciones con Gadafi. Seguir leyendo…

José Ignacio Torreblanca también ejerce como director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations (ECFR), es profesor de la UNED y columnista de El País.

Artículo publicado por El País el 25 de marzo de 2011.

Comments

onlinecasinos112.dk March 25, 2013 - 7:07 am

onlinecasinos112.dk…

Intervención Aliada en Libia: el Mejor ZP | International Relations Blog…

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept