10
May

Anestesia Moral

Written on May 10, 2011 by Ángeles Figueroa-Alcorta in Americas, Europe, International Conflict, Terrorism & Security

Por José Ignacio Torreblanca, Profesor Asociado deIE School of Arts & Humanities.

Europa, España, no están en “guerra contra el terror”, sino en “lucha contra el terrorismo”

Da la impresión de que entre los 10 años, millones de dólares, cientos de miles de horas y miles de personas empleadas en localizara Bin Laden, nadie dedicó un minuto a pensar qué se haría después de su muerte, nicon su cadáver, nicon sus fotos. Tampoco parece que se dedicara mucho tiempo a afinar la estrategia de comunicación para que el relato de su desaparición reforzara la imagen de Estados Unidos en el mundo, y no la debilitara, como está camino de ocurrir. Que la revista New Yorkerhaya rescatado la historia de la ejecución delChe Guevara a manos de la CIA después de haber sido apresado vivo lo dice todo sobre cómo la destrucción de un mito puede contribuir a reforzarlo. Así que, la noticia de la década va camino de convertirse en un desastre de relaciones públicas de proporciones incalculables. Para ello, han debido aliarse la ausencia de plan previo alguno y las confusas, contradictorias y cambiantesexplicaciones dadas a posteriori sobre todo lo acontecido. Conociendo Estados Unidos, y recordando lo que ocurrió con la ejecución deSadam Husein, hay que temer que acabaremos viendo las fotos borrosas de su muerte o el vídeo de mala calidad de su singular entierro marino, ceremonia islámica incluida, obtenidas vía el teléfono móvil dealgún participante en la operación.

Nada resume mejor el desastre de comunicación de este último acto del drama que comenzó en septiembre de2011 con el atentado contra lasTorres Gemelas quedar a Bin Laden el nombre en clave de”Gerónimo”, el mítico jefe apache que pasó a la historiaamericana por (léase bien) su feroz espíritu de resistencia frente a un enemigo superior. Sus biógrafos dicen que durante sus 23 años deconfinamiento en la reserva deSan Carlosfue sometido a numerosas humillaciones, entre ellas el ser exhibido como un trofeo en la ceremonia inaugural delpresidente Theodore Rooselvet y, peor aún, ser obligado a abrazar públicamente la fe cristiana. Así que si de algo habla la biografía deGerónimo es de cómo la superioridad tecnológica de unpueblo no necesariamente implica su superioridad moral. Por tanto, ese nombre en clave debería haber funcionado como una advertencia de que, en ocasiones, la nobleza sobre elpapel de una causa pueda ser extrañamente compatible con la anestesia moral de aquellos que la tienen que defender sobre el terreno. Algunos de los escalofriantes sucesos en los que se han visto envueltas lastropas estadounidenses en Irak y Afganistán, el más reciente un espeluznante relato deasesinatos premeditados a civiles y mutilaciones que publica esta semana la revista Rolling Stone,remiten esa hipersensibilidad con las actuaciones de Estados Unidos al hecho de que su imagen esté bastante enfangada por las torpezas y abusos cometidos desde el 11 de septiembre. Seguir leyendo…

José Ignacio Torreblanca también ejerce como director de la oficina en Madrid del European Council on Foreign Relations (ECFR), es profesor dela UNED y columnista de El País.

Artículo publicado por El País el 6 de mayo de 2011(edición impresa, sección “Internacional”).

 

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept