11
Dec

El líder del partido político de los Hermanos Musulmanes de Egipto ha demostrado que no es el presidente de todos los ciudadanos

Por Haizam Amirah-Fernández, Profesor Asociado de IE School of Arts & Humanities

Tres personas frente a un mural que muestra al presidente egipcio Mohamed Morsi.

Si había dudas, ya se han disipado. Mohamed Morsi, líder del partido político de los Hermanos Musulmanes de Egipto, ha demostrado que no es el presidente de todos los ciudadanos, tal como prometió cuando asumió el cargo hace cinco meses, sino que está al servicio de los sectores islamistas afines. Durante las últimas semanas nada parece haberle impedido recurrir a formas autoritarias de gobernar ni le ha frenado el riesgo de poner al país borde del enfrentamiento civil.

Su reciente decretazo ha tenido como objetivo concentrar todos los poderes en su mano —según él, “de forma temporal”, aunque muchos egipcios no lo creen— y situarse a sí mismo por encima de la ley. Ahora intenta que el país adopte una nueva Constitución redactada al gusto de los Hermanos Musulmanes y criticada por muchos debido a su deficiente defensa de derechos fundamentales y a su nada eficaz separación de poderes.

Morsi y los jerarcas de los Hermanos Musulmanes están tratando de imponer al resto del país su versión antiliberal del islam político, desatendiendo así la diversidad social y política de Egipto e incumpliendo sus repetidas promesas de que no harían semejante cosa. Como resultado, Morsi está batiendo récords en el ritmo de rechazos y de pérdida de legitimidad democrática que han provocado sus decisiones bruscas y su actitud excluyente.

En su intento de establecer un autoritarismo de nuevo cuño, las decisiones del presidente han provocado una amplia movilización social en su contra desde sectores muy diversos, a lo que se ha sumado el rechazo de numerosos medios independientes, jueces, diplomáticos, autoridades de la Universidad de Al Azhar y de la Iglesia copta, así como la dimisión de varios consejeros presidenciales. La pérdida del miedo está haciendo que muchos egipcios se refieran abiertamente a Morsi como un “Mubarak con barbas”. Seguir leyendo…

Haizam Amirah Fernández es además investigador principal de Mediterráneo y Mundo Árabe en el Real Instituto Elcano.

Artículo publicado por El Pais el 6 de diciembre de 2012.

Comments

billige lån April 12, 2013 - 10:41 pm

billige lån…

Morsi, aprendiz de autócrata | International Relations Blog…

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept