27
Jan

Rusia ha derrotado a la UE en Ucrania. Mientras nos lamemos las heridas, recordemos. Empecemos con un poco de historia. Volvamos a la Crónica General del Rus (a.D. 860). “A estos vikingos se les conocía como rusos, lo mismo que a otros vikingos se les llama suecos, normandos, anglos o godos (…) Rurik llegó a ser el Señor de todos ellos (…) Dos de los hombres de Rurik, Askold y Rir, navegaron Dniéper abajo y, en el curso de su viaje, vieron una pequeña ciudad sobre una colina (…) Askold y Rir se asentaron en esta ciudad y, después de reunir a muchos vikingos, reinaron sobre el país de los polacos (Polianis). Rurik reinó en Nóvgorod”.

Así pues, vemos que Kiev y Nóvgorod son los dos puntos políticos originales de Rusia. Nóvgorod subsistió como república propia, sobre el modelo hanseático, hasta los días de Iván el Terrible. Kiev cayó antes. Ante la imposibilidad de defender la ciudad de las invasiones mongolas (a.D. 1.280), los rusos abandonaron la urbe y se protegieron de la Horda Dorada parapetándose tras los bosques de Moscú. Ucrania se recuperó para Rusia a finales del s. XVIII con Catalina la Grande. Desde entonces, y hasta la caída de la URSS, formará parte de la polis rusas.

Estrategia. Dejando aparte los Caballeros Teutónicos, el corredor ucraniano ha sido el lugar privilegiado de todas las invasiones que Rusia ha conocido. Lo que se le opuso a Rusia en este frente fueron enemigos epónimos, todos ellos parte nuclear del relato nacional. Los polacos de Tarás Bulba; los jesuitas italianos de Boris Godunov; los suecos que retrató Von Heidenstam, y a los que mandaba un rey temerario como Carlos XII; los turcos a los que derrotó Potemkin mientras leía, moribundo, las cartas de amor de Catalina la Grande; los revolucionarios franceses de Guerra y Paz de Tolstói y la Obertura 1.812 de Tchaikovsky; y, finalmente, los nazis de Vasili Grossman o los nacionalistas ucranianos de la “Guardia Blanca” de Bulgakov. Recomiendo al lector el testimonio de Chaves Nogales para la I Guerra Mundial (El maestro Juan Martínez que estaba allí) y, para la II Guerra Mundial, a Jonathan Littell (Las benévolas). Leer mas…

 

Escrito por el Ambajador José A. Zorrilla el 25 de enero en El Confidencial http://blogs.elconfidencial.com/espana/

Comments

Darcy May 18, 2015 - 10:32 pm

Excellent goods frolm you, man. I’ve understand your
stuff previous to and you arre just too magnificent. I really like what you have
acquired here, certainly like what you are stating and the way in which youu saay
it. You make it entertaining and you still take care of to
keep itt sensible. I can’t wit to read far more from you.

This is really a terrific website.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept