24
Apr

Francia ha sido golpeada de nuevo por un ataque terrorista. Esta vez en el centro de París y a pocos días de la primera ronda de las elecciones presidenciales. Al margen de las graves consecuencias inmediatas, como la pérdida de vidas o los daños materiales producidos por el propio ataque, lo realmente preocupante es la posible reacción colectiva a estos incidentes. Solo a través de la manipulación del comportamiento colectivo pueden los terroristas infligir verdadero daño en nuestras sociedades. Si el ataque del jueves, o cualquier otro incidente análogo, facilitara la victoria de Marine Le Pen en las elecciones francesas, el daño producido a Francia y a la Unión Europea sería infinitamente superior al que IS, Al Qaeda o la totalidad de organizaciones terroristas podrían infligir de forma directa sobre Occidente.

Empecemos en todo caso por el principio. El telón de fondo es el siguiente: vivimos hoy en las sociedades más pacíficas y seguras de la Historia. El trabajo de Steven Pinker de la Universidad de Harvard demuestra que nunca había sido la violencia física tan improbable en los colectivos humanos. Esto es cierto a nivel global y en términos de muertos en conflicto armado inter-estatal, como a nivel nacional y en términos de criminalidad común. El fenómeno terrorista no ha cambiado la tendencia general. Sabemos, por ejemplo, que en EEUU es mucho más probable morir por las lesiones producidas en una caída grave en la bañera que en un atentado terrorista.

Sabemos también que los grupos terroristas rara vez logran sus objetivos políticos; ya sean estos reformas legislativas concretas o transformaciones más profundas del status quo político. Las cifras del Profesor Max Abrahms de la Universidad Northeastern son contundentes: de 28 grupos terroristas analizados en su ensayo “Why Terrorism Does Not Work” tan solo el 7% logra alguno de sus objetivos políticos. De hecho, los que menos éxito tienen son aquellos que optan por atentar contra civiles en vez de contra las fuerzas de seguridad. El público general percibe esa táctica como amoral y criminal, y no como la actuación de un movimiento revolucionario merecedor de apoyo. Por lo tanto, el terrorismo y, en particular el terrorismo islámico, no logrará una victoria convencional directa, sino tan solo de forma indirecta a través de la reacción a sus actos. No busca convencer sino debilitar a través de la sobrerreacción de las víctimas.

Por lo tanto, si sabemos que vivimos en sociedades eminentemente seguras y que la táctica terrorista es eficaz en tanto en cuanto produce miedo, es evidente que nuestro único enemigo somos nosotros mismos. Debemos desarrollar estrategias específicas para contener los efectos de ataques terroristas al igual que lo hacemos en relación a otras muchas amenazas. Esa estrategia pasa por acotar la descripción de terrorismo de forma estricta para no caer en el error de entender toda manifestación de inseguridad como un hecho terrorista, informar al público de la escala real del problema, calibrar correctamente la reacción de las fuerzas de seguridad así como acordar con los medios de comunicación estrategias de comunicación que permitan revelar los hechos sin producir pánico. En esencia la clave será el acotar la onda expansiva de estos acontecimientos que es donde realmente radica el potencial de daño.

La peor reacción posible es la que hemos observado por parte de la Administración Trump en EEUU. Donald Trump ha elevado el nivel de alerta sobre el terrorismo islámico posicionándolo en el centro de su estrategia de seguridad nacional y aprobando medidas legislativas, como por ejemplo la orden ejecutiva que prohíbe la concesión de visados de entrada en EEUU a siete países de mayoría musulmana, que afectan a millones de personas de forma innecesaria. En Francia la reacción más perjudicial sería un aumento de apoyo a Marine Le Pen y al Frente Nacional. Una victoria de Le Pen pondría en peligro la pertenencia de Francia al Euro, a la Unión Europea y a la Alianza Atlántica. De producirse semejante reacción el terrorismo islámico habría logrado que los europeos nos infligiésemos uno de las mayores daños posibles en un momento de gran debilidad e incertidumbre.

22 de abril de 2017, el.mundo.com

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept