Archive for the ‘Op Ed’ Category

25
Apr

Gana la libertad. Gana Europa.

Francia se aleja del caos. Europa respira. Gana Macron en la primera vuelta.

La victoria de Emmanuel Macron en esta primera vuelta ha supuesto un enorme alivio para todos los demócratas. Francia estaba en entredicho y no podía permitirse el lujo de navegar en las procelosas aguas del populismo que no llevan más que al caos, a la pérdida de libertades y en definitiva, a la pérdida de la tan venerada democracia, por la que tantos murieron en el pasado. Los valores de Francia, Libertad, Igualdad y Fraternidad en manos del populismo extremista son como una cabaña de paja en medio de un huracán. No habrían sobrevivido. Hoy todos podemos respirar tranquilos, porque el candidato ganador, que será con toda probabilidad el próximo presidente de Francia, -un independiente por primer vez en más de cuarenta años- es, a pesar de todo, un candidato del “sistema”, con el que los franceses podrán estar tranquilos. Renovación pero sin sobresaltos. El segundo puesto de Marine Le Pen, y los comentarios de los otros candidatos sobre hacia donde deberían ir sus votos en la segunda vuelta aparentemente dan un cierto margen de seguridad a Macron, que si los pronósticos siguen siendo válidos será el próximo presidente de Francia. Las ultimas encuestas dan un 62% de votos en segunda vuelta para Macron.

El panorama hace unos días no podía ser mas desalentador. Los sondeos pronosticaban que el FN (el Frente Nacional de Marie Le Pen) y la France Insoumise (el partido de JM Melenchon, un radical izquierdista del estilo de Podemos) tenían posibilidades de gobernar en Francia. De los otros tres candidatos del sistema, uno de ellos, el del PS (Partido Socialista), Benoit Hamon decidió suicidarse con una política social y económica casi idéntica a la de Melenchon, lo que en cierto modo le apartaba del “sistema”, y los otros dos, Francois Fillon (Les Republicains) y Emmanuel Macron (En Marche), han optado por superar sus problemas electorales derivados en el caso del primero de las acusaciones de corrupción y en el del segundo, a la postre el ganador, de su falta de experiencia y partido, e incluso de sus orientaciones sexuales, algo que en país moderno y libre como Francia se ha visto que no tiene el menor impacto. Sin duda unas elecciones reñidas que pasarán a la historia de este país como unas de las más decisivas por lo que estaba en juego en esos días, que verdaderamente era mucho más que la presidencia francesa.

El mundo no atraviesa su mejor momento, con el Brexit y Trump como claros exponentes de lo que suponen los populismos. La democracia ha sido capaz de dirigir el destino del mundo occidental de manera razonablemente óptima desde la segunda gran guerra hasta la crisis de 2007. A partir de ese momento, el llamado pueblo y las élites gobernantes decidieron caminar por senderos divergentes y se empezó a consumar una desviación que no ha parado, y que ha sido caldo de cultivo para todo tipo de grupos de diversa ideología cuyo único nexo común es verdaderamente la negación del modelo actual.

Francia es uno de los países de todo el mundo con mejor nivel de vida. El Estado de Bienestar francés ha llegado a cotas elevadas. La seguridad es razonable (el número de muertos por violencia es muy inferior al de EEUU), y aparentemente no debería haber razón para tanto descontento. Pero sin duda sabemos que lo hay. Y el problema principal de estas elecciones ha radicado ahí. Por un lado, una parte de la población siente como extraños no sólo a los inmigrantes (cosa bastante común en la mayoría de sociedades) sino que siente como extraños a los hijos y nietos de los inmigrantes. Y eso genera un malestar perpetuo que no tiene otra solución que el psiquiatra. Por otro lado, esos inmigrantes de segunda o incluso tercera generación , que no tienen otro país que Francia, que no tienen más que una muy lejana cultura de origen, también se sienten incómodos ante esa Francia que de manera minoritaria pero evidente les rechaza y les hace sentir como extraños en su propio país.

Y luego está Europa, a quien muchos culpan de los males interiores sin darse cuenta jamás de las bondades que trajo a su sistema de valores, a su fortaleza como nación y a su convivencia. El sueño europeo está a salvo.

Dicho todo esto, lo cierto es que al final los franceses han optado por el rigor, la prudencia, y la coherencia con el modelo heredado. Francia ha elegido su mejor opción, la que le permitirá hacer las reformas necesarias dentro de la estabilidad, renovarse desde dentro, sin fuegos de artificio o experimentos, que visto lo visto, en política siempre llevan a desastres cuya magnitud es en principio desconocida, pero se intuye muy peligrosa. Macron esta cerca de la victoria, muy cerca, pero aún tiene que ganar. El 7 de mayo será decisivo.

Waya Quiviger

Directora Ejecutiva, Master en Relaciones Internacionales

IE School of International Relations

 

Publicado el 24 de abril en Expansión

24
Apr

Francia ha sido golpeada de nuevo por un ataque terrorista. Esta vez en el centro de París y a pocos días de la primera ronda de las elecciones presidenciales. Al margen de las graves consecuencias inmediatas, como la pérdida de vidas o los daños materiales producidos por el propio ataque, lo realmente preocupante es la posible reacción colectiva a estos incidentes. Solo a través de la manipulación del comportamiento colectivo pueden los terroristas infligir verdadero daño en nuestras sociedades. Si el ataque del jueves, o cualquier otro incidente análogo, facilitara la victoria de Marine Le Pen en las elecciones francesas, el daño producido a Francia y a la Unión Europea sería infinitamente superior al que IS, Al Qaeda o la totalidad de organizaciones terroristas podrían infligir de forma directa sobre Occidente.

Empecemos en todo caso por el principio. El telón de fondo es el siguiente: vivimos hoy en las sociedades más pacíficas y seguras de la Historia. El trabajo de Steven Pinker de la Universidad de Harvard demuestra que nunca había sido la violencia física tan improbable en los colectivos humanos. Esto es cierto a nivel global y en términos de muertos en conflicto armado inter-estatal, como a nivel nacional y en términos de criminalidad común. El fenómeno terrorista no ha cambiado la tendencia general. Sabemos, por ejemplo, que en EEUU es mucho más probable morir por las lesiones producidas en una caída grave en la bañera que en un atentado terrorista.

Sabemos también que los grupos terroristas rara vez logran sus objetivos políticos; ya sean estos reformas legislativas concretas o transformaciones más profundas del status quo político. Las cifras del Profesor Max Abrahms de la Universidad Northeastern son contundentes: de 28 grupos terroristas analizados en su ensayo “Why Terrorism Does Not Work” tan solo el 7% logra alguno de sus objetivos políticos. De hecho, los que menos éxito tienen son aquellos que optan por atentar contra civiles en vez de contra las fuerzas de seguridad. El público general percibe esa táctica como amoral y criminal, y no como la actuación de un movimiento revolucionario merecedor de apoyo. Por lo tanto, el terrorismo y, en particular el terrorismo islámico, no logrará una victoria convencional directa, sino tan solo de forma indirecta a través de la reacción a sus actos. No busca convencer sino debilitar a través de la sobrerreacción de las víctimas.

Por lo tanto, si sabemos que vivimos en sociedades eminentemente seguras y que la táctica terrorista es eficaz en tanto en cuanto produce miedo, es evidente que nuestro único enemigo somos nosotros mismos. Debemos desarrollar estrategias específicas para contener los efectos de ataques terroristas al igual que lo hacemos en relación a otras muchas amenazas. Esa estrategia pasa por acotar la descripción de terrorismo de forma estricta para no caer en el error de entender toda manifestación de inseguridad como un hecho terrorista, informar al público de la escala real del problema, calibrar correctamente la reacción de las fuerzas de seguridad así como acordar con los medios de comunicación estrategias de comunicación que permitan revelar los hechos sin producir pánico. En esencia la clave será el acotar la onda expansiva de estos acontecimientos que es donde realmente radica el potencial de daño.

La peor reacción posible es la que hemos observado por parte de la Administración Trump en EEUU. Donald Trump ha elevado el nivel de alerta sobre el terrorismo islámico posicionándolo en el centro de su estrategia de seguridad nacional y aprobando medidas legislativas, como por ejemplo la orden ejecutiva que prohíbe la concesión de visados de entrada en EEUU a siete países de mayoría musulmana, que afectan a millones de personas de forma innecesaria. En Francia la reacción más perjudicial sería un aumento de apoyo a Marine Le Pen y al Frente Nacional. Una victoria de Le Pen pondría en peligro la pertenencia de Francia al Euro, a la Unión Europea y a la Alianza Atlántica. De producirse semejante reacción el terrorismo islámico habría logrado que los europeos nos infligiésemos uno de las mayores daños posibles en un momento de gran debilidad e incertidumbre.

22 de abril de 2017, el.mundo.com

31
Dec

How to make sense of 2016

Written on December 31, 2016 by Waya Quiviger in Foreign Policy, Global Economy, Op Ed

FOR a certain kind of liberal, 2016 stands as a rebuke. If you believe, as The Economist does, in open economies and open societies, where the free exchange of goods, capital, people and ideas is encouraged and where universal freedoms are protected from state abuse by the rule of law, then this has been a year of setbacks. Not just over Brexit and the election of Donald Trump, but also the tragedy of Syria, abandoned to its suffering, and widespread support—in Hungary, Poland and beyond—for “illiberal democracy”. As globalisation has become a slur, nationalism, and even authoritarianism, have flourished. In Turkey relief at the failure of a coup was overtaken by savage (and popular) reprisals. In the Philippines voters chose a president who not only deployed death squads but bragged about pulling the trigger. All the while Russia, which hacked Western democracy, and China, which just last week set out to taunt America by seizing one of its maritime drones, insist liberalism is merely a cover for Western expansion.

Faced with this litany, many liberals (of the free-market sort) have lost their nerve. Some have written epitaphs for the liberal order and issued warnings about the threat to democracy. Others argue that, with a timid tweak to immigration law or an extra tariff, life will simply return to normal. That is not good enough. The bitter harvest of 2016 has not suddenly destroyed liberalism’s claim to be the best way to confer dignity and bring about prosperity and equity. Rather than ducking the struggle of ideas, liberals should relish it. Read more…

The Economist,

20
Dec

Why America was bound to fail in Syria

Written on December 20, 2016 by Waya Quiviger in Foreign Policy, Middle East, Op Ed

The fall of Aleppo is a human catastrophe. It’s also a demonstration of the perils of choosing the middle course in a military conflict. Sometimes it’s possible to talk and fight at the same time. But in Syria, the U.S. decision to pursue a dual-track, halfway approach made the mayhem worse.

A battered Secretary of State John F. Kerry made one more plea Thursday for a peaceful evacuation of what’s left of Aleppo. At a State Department briefing, he used the strongest language to describe the situation: “Another Srebrenica . . . nothing short of a massacre . . . indiscriminate slaughter . . . a cynical policy of terrorizing civilians.”

But for five years, the United States’ actions haven’t matched its rhetoric. Kerry’s only real weapon now is the gruesome suffering of the Syrian people and the shame it engenders in everyone who watches. That shame hangs over this administration, too.

Kerry’s critics argue that his efforts to negotiate a settlement were always doomed to failure. Maybe so, but after the Russian military intervention in September 2015, the administration concluded that diplomacy was the only viable strategy in Aleppo. Having made that decision, officials needed to make it work. Instead, they continued to toy with an armed opposition they weren’t prepared to fully support. Read more…

 Opinion writer December 15

www.washingtonpost.com

12
Dec

The long wave unfurled at last. Perhaps it is no surprise that the two societies that felt its furious force — the United States and Britain — are also the open societies at the hub of globalized turbo-capitalism and finance. For at least a decade, accelerating since the crash of 2008, fears and resentments had been building over the impunity of elites, the dizzying disruption of technology, the influx of migrants and the precariousness of modern existence.

In Western societies, for too long, there had been no victories, no glory and diminishing certainties. Wars were waged; nobody knew how they could be won. Their wounds festered. The distance between metropolis and periphery grew into a cultural chasm. Many things became unsayable; even gender became debatable. Truth blurred, then was sidelined, in an online tribal cacophony.

Jobs went. Inequality thrust itself in your face. What the powerful said and the lives people lived were so unrelated that politics looked increasingly like a big heist. Debacle followed debacle — the euro, the Iraq War, the Great Recession — and their architects never paid. Syria encapsulated the West’s newfound impotence, a kind of seeping amorality; and, in its bloody dismemberment, Syria sent into Europe a human tide that rabble-rousers seized upon. Read more…

www.nyt.com

1 2 3 24

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept