Archive for the ‘Democracy & Human Rights’ Category

15
Nov

On Friday last week, Catalonia declared its independence, after the Spanish government triggered article 155 of the constitution, allowing the central government to impose direct rule on Catalonia, which has been an autonomous region since 1978.

In mid-October the military forces of the central government of Iraq retook Kirkuk from the Peshmerga forces. Kurdish aspirations for independence hinged on the city and its oil reserves, as it would have provided the economic resources for an economically self-sufficient entity.

As the 15th anniversary of the March 2003 Iraq war approaches events in Kirkuk are more important than ever, a reminder that post-Saddam Iraq continues to teeter on the edge of failure.

In pondering how this crisis emerged in Iraq, it is useful to compare why a similar crisis is occurring in Spain. Both the KRG and Catalonia have experienced past trauma in the guise of Saddam Hussein and General Francisco Franco. Independence in the minds of nationalists seeks to break with this past trauma. Read more…

Published in https://www.trtworld.com/

Ibrahim al-Marashi is an associate professor at the Department of History, California State University, San Marcos. He is the co-author of The Modern History of Iraq, 4th edition.

3
Nov

As new technologies subject the world’s economies to massive structural change, wages are no longer playing the central redistributive role they once did. Unless the decoupling of productivity and wages is addressed, the political convulsions many countries are experiencing will only intensify.

MADRID – Macroeconomic data from the world’s advanced economies can be mystifying when viewed in isolation. But when analyzed collectively, the data reveal a troubling truth: without changes to how wealth is generated and distributed, the political convulsions that have swept the world in recent years will only intensify.

Consider, for example, wages and employment. In the United States and many European countries, average salaries have stagnated, despite most economies having recovered from the 2008 financial crisis in terms of GDP and job growth.

Moreover, increases in employment have not led to a slowdown or a reversal of the decline in the wage share of total national income. On the contrary, most of the wealth created since the 2008 crisis has gone to the rich. This might explain the low levels of consumption that characterize most advanced economies, and the failure of extremely lax monetary policy to produce an uptick in inflation.

Employment, too, seems to be performing in anomalous ways. Job creation, where it has taken place, has followed a different path than history suggests it should. For example, most employment growth has been in high-skill or low-skill occupations, hollowing out the middle. Many of the people who once comprised the Western middle class are now part of the middle-lower and lower classes, and live more economically precarious lives than ever before. Read more…
Published on Oct. 25, 2017 in https://www.project-syndicate.org

Manuel Muñiz
Manuel Muñiz is Dean of IE School of International Relations and Senior Associate at Harvard University’s Belfer Center for Science and International Affairs.

25
Apr

Gana la libertad. Gana Europa.

Francia se aleja del caos. Europa respira. Gana Macron en la primera vuelta.

La victoria de Emmanuel Macron en esta primera vuelta ha supuesto un enorme alivio para todos los demócratas. Francia estaba en entredicho y no podía permitirse el lujo de navegar en las procelosas aguas del populismo que no llevan más que al caos, a la pérdida de libertades y en definitiva, a la pérdida de la tan venerada democracia, por la que tantos murieron en el pasado. Los valores de Francia, Libertad, Igualdad y Fraternidad en manos del populismo extremista son como una cabaña de paja en medio de un huracán. No habrían sobrevivido. Hoy todos podemos respirar tranquilos, porque el candidato ganador, que será con toda probabilidad el próximo presidente de Francia, -un independiente por primer vez en más de cuarenta años- es, a pesar de todo, un candidato del “sistema”, con el que los franceses podrán estar tranquilos. Renovación pero sin sobresaltos. El segundo puesto de Marine Le Pen, y los comentarios de los otros candidatos sobre hacia donde deberían ir sus votos en la segunda vuelta aparentemente dan un cierto margen de seguridad a Macron, que si los pronósticos siguen siendo válidos será el próximo presidente de Francia. Las ultimas encuestas dan un 62% de votos en segunda vuelta para Macron.

El panorama hace unos días no podía ser mas desalentador. Los sondeos pronosticaban que el FN (el Frente Nacional de Marie Le Pen) y la France Insoumise (el partido de JM Melenchon, un radical izquierdista del estilo de Podemos) tenían posibilidades de gobernar en Francia. De los otros tres candidatos del sistema, uno de ellos, el del PS (Partido Socialista), Benoit Hamon decidió suicidarse con una política social y económica casi idéntica a la de Melenchon, lo que en cierto modo le apartaba del “sistema”, y los otros dos, Francois Fillon (Les Republicains) y Emmanuel Macron (En Marche), han optado por superar sus problemas electorales derivados en el caso del primero de las acusaciones de corrupción y en el del segundo, a la postre el ganador, de su falta de experiencia y partido, e incluso de sus orientaciones sexuales, algo que en país moderno y libre como Francia se ha visto que no tiene el menor impacto. Sin duda unas elecciones reñidas que pasarán a la historia de este país como unas de las más decisivas por lo que estaba en juego en esos días, que verdaderamente era mucho más que la presidencia francesa.

El mundo no atraviesa su mejor momento, con el Brexit y Trump como claros exponentes de lo que suponen los populismos. La democracia ha sido capaz de dirigir el destino del mundo occidental de manera razonablemente óptima desde la segunda gran guerra hasta la crisis de 2007. A partir de ese momento, el llamado pueblo y las élites gobernantes decidieron caminar por senderos divergentes y se empezó a consumar una desviación que no ha parado, y que ha sido caldo de cultivo para todo tipo de grupos de diversa ideología cuyo único nexo común es verdaderamente la negación del modelo actual.

Francia es uno de los países de todo el mundo con mejor nivel de vida. El Estado de Bienestar francés ha llegado a cotas elevadas. La seguridad es razonable (el número de muertos por violencia es muy inferior al de EEUU), y aparentemente no debería haber razón para tanto descontento. Pero sin duda sabemos que lo hay. Y el problema principal de estas elecciones ha radicado ahí. Por un lado, una parte de la población siente como extraños no sólo a los inmigrantes (cosa bastante común en la mayoría de sociedades) sino que siente como extraños a los hijos y nietos de los inmigrantes. Y eso genera un malestar perpetuo que no tiene otra solución que el psiquiatra. Por otro lado, esos inmigrantes de segunda o incluso tercera generación , que no tienen otro país que Francia, que no tienen más que una muy lejana cultura de origen, también se sienten incómodos ante esa Francia que de manera minoritaria pero evidente les rechaza y les hace sentir como extraños en su propio país.

Y luego está Europa, a quien muchos culpan de los males interiores sin darse cuenta jamás de las bondades que trajo a su sistema de valores, a su fortaleza como nación y a su convivencia. El sueño europeo está a salvo.

Dicho todo esto, lo cierto es que al final los franceses han optado por el rigor, la prudencia, y la coherencia con el modelo heredado. Francia ha elegido su mejor opción, la que le permitirá hacer las reformas necesarias dentro de la estabilidad, renovarse desde dentro, sin fuegos de artificio o experimentos, que visto lo visto, en política siempre llevan a desastres cuya magnitud es en principio desconocida, pero se intuye muy peligrosa. Macron esta cerca de la victoria, muy cerca, pero aún tiene que ganar. El 7 de mayo será decisivo.

Waya Quiviger

Directora Ejecutiva, Master en Relaciones Internacionales

IE School of International Relations

 

Publicado el 24 de abril en Expansión

24
Apr

Francia ha sido golpeada de nuevo por un ataque terrorista. Esta vez en el centro de París y a pocos días de la primera ronda de las elecciones presidenciales. Al margen de las graves consecuencias inmediatas, como la pérdida de vidas o los daños materiales producidos por el propio ataque, lo realmente preocupante es la posible reacción colectiva a estos incidentes. Solo a través de la manipulación del comportamiento colectivo pueden los terroristas infligir verdadero daño en nuestras sociedades. Si el ataque del jueves, o cualquier otro incidente análogo, facilitara la victoria de Marine Le Pen en las elecciones francesas, el daño producido a Francia y a la Unión Europea sería infinitamente superior al que IS, Al Qaeda o la totalidad de organizaciones terroristas podrían infligir de forma directa sobre Occidente.

Empecemos en todo caso por el principio. El telón de fondo es el siguiente: vivimos hoy en las sociedades más pacíficas y seguras de la Historia. El trabajo de Steven Pinker de la Universidad de Harvard demuestra que nunca había sido la violencia física tan improbable en los colectivos humanos. Esto es cierto a nivel global y en términos de muertos en conflicto armado inter-estatal, como a nivel nacional y en términos de criminalidad común. El fenómeno terrorista no ha cambiado la tendencia general. Sabemos, por ejemplo, que en EEUU es mucho más probable morir por las lesiones producidas en una caída grave en la bañera que en un atentado terrorista.

Sabemos también que los grupos terroristas rara vez logran sus objetivos políticos; ya sean estos reformas legislativas concretas o transformaciones más profundas del status quo político. Las cifras del Profesor Max Abrahms de la Universidad Northeastern son contundentes: de 28 grupos terroristas analizados en su ensayo “Why Terrorism Does Not Work” tan solo el 7% logra alguno de sus objetivos políticos. De hecho, los que menos éxito tienen son aquellos que optan por atentar contra civiles en vez de contra las fuerzas de seguridad. El público general percibe esa táctica como amoral y criminal, y no como la actuación de un movimiento revolucionario merecedor de apoyo. Por lo tanto, el terrorismo y, en particular el terrorismo islámico, no logrará una victoria convencional directa, sino tan solo de forma indirecta a través de la reacción a sus actos. No busca convencer sino debilitar a través de la sobrerreacción de las víctimas.

Por lo tanto, si sabemos que vivimos en sociedades eminentemente seguras y que la táctica terrorista es eficaz en tanto en cuanto produce miedo, es evidente que nuestro único enemigo somos nosotros mismos. Debemos desarrollar estrategias específicas para contener los efectos de ataques terroristas al igual que lo hacemos en relación a otras muchas amenazas. Esa estrategia pasa por acotar la descripción de terrorismo de forma estricta para no caer en el error de entender toda manifestación de inseguridad como un hecho terrorista, informar al público de la escala real del problema, calibrar correctamente la reacción de las fuerzas de seguridad así como acordar con los medios de comunicación estrategias de comunicación que permitan revelar los hechos sin producir pánico. En esencia la clave será el acotar la onda expansiva de estos acontecimientos que es donde realmente radica el potencial de daño.

La peor reacción posible es la que hemos observado por parte de la Administración Trump en EEUU. Donald Trump ha elevado el nivel de alerta sobre el terrorismo islámico posicionándolo en el centro de su estrategia de seguridad nacional y aprobando medidas legislativas, como por ejemplo la orden ejecutiva que prohíbe la concesión de visados de entrada en EEUU a siete países de mayoría musulmana, que afectan a millones de personas de forma innecesaria. En Francia la reacción más perjudicial sería un aumento de apoyo a Marine Le Pen y al Frente Nacional. Una victoria de Le Pen pondría en peligro la pertenencia de Francia al Euro, a la Unión Europea y a la Alianza Atlántica. De producirse semejante reacción el terrorismo islámico habría logrado que los europeos nos infligiésemos uno de las mayores daños posibles en un momento de gran debilidad e incertidumbre.

22 de abril de 2017, el.mundo.com

1
Feb

 

 

On January 30th, students from the Bachelor and Master in International Relations had the unique opportunity to dialogue with a true man of peace, former President of Timor-Leste (2007-2012) José Ramos-Horta. On his way to Bogota, where he had been invited by President Juan Manuel Santos of Colombia, to help him in the process of building peace after decades of conflict, Nobel Peace Prize Laureate (1996) and member of the Club of Madrid José Ramos-Horta stopped by Madrid and visited IE School of International Relations.

José Ramos-Horta is a journalist and political activist who, along with Bishop Carlos Filipe Ximenes Belo, received the 1996 Nobel Peace Prize for their efforts to lead Timor-Leste, a former Portuguese colony that was under Indonesian control from 1975 to 1999, into a peaceful transition to independence. “Today, there are no countries in Asia that have a better relationship than Timor-Leste and Indonesia”, a relationship that has impressed everyone, even Shimon Peres, former President of Israel.

How was that possible? By “making prevention a doctrine”, by having humble leaders who listen their people, make education a priority and managing the country’s resources in a reasonable way. José Ramos-Horta served as Prime Minister of Timor-Leste from 2006 to 2007 and as President from 2007 to 2012, a period of time in which several oil and gas reserves were discovered in Timor-Leste, bringing rapid economic growth to the country. “One of the smartest things we did, explained José Ramos-Horta, was the national sovereign fund, where all oil and gas revenues go”. In 6 years, Timor-Leste collected $16 Billion, divided into 1.000 portfolios.

In 2013, José Ramos-Horta became the United Nations’ special Representative and Head of the United Nations Integrated Peacebuilding Office in Guinea-Bissau (UNIOGBIS). A year later, he was appointed by Secretary General of the United Nations Ban Ki-Moon to chair the United Nations High Level Independent Panel on Peace Operations. The Panel drafted a comprehensive report in 2015, providing observations and recommendation to keep building Peace. Some of these recommendations have certainly inspired the Colombian President José Manuel Santos in his negotiations with the FARCs. But José Ramos-Horta warns us: “each country is different and has to find its own peace.” His advice to Colombia: “it’s time to forgive, not to forget”.

Written by Soizic Belliard, Associate Director of Admissions, IE School of International Relations

 

1 2 3 63

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept